miércoles, 15 de febrero de 2012

NUESTRO PRIMER PROGRAMA DE "MUSIENCUENTROS" EN RADIO NACIONAL Y UNA BIENVENIDA EXTRAÑA DE UNA LOCUTORA COLEGA. FUE UN 18 DE OCTUBRE.

Rara bienvenida.
Aún recuerdo aquel 18 de Octubre, día de la Procesión del Señor de los Milagros, cuando nos dirigíamos a la radio y nos sorprendió la multitudinaria cantidad de devotos en la Av. Tacna. Felizmente se nos ocurrió venir con dos horas de anticipación, para coordinar con Juán Felipe Montoya y José Ugaz, el tema de lo que sería nuestro programa debut. Les repito que esta idea nació para darnos "actividad" a estos tres amigos, yo el menos viejo, y seguir en la brega dada nuestra futura jubilación. Laborábamos en Canal 4. Las posibilidades de que se nos pagara en Radio Nacional eran mínimas. 

Tuvimos la suerte de que se nos concediera el espacio gracias al colega Henry Aragón, que había sido nombrado Gerente de la emisora, escuchó el piloto y nos dio el visto bueno. Queríamos, por otro lado, un vocero para la Asociación de Locutores del Perú de la que éramos su Presidente. Aún tengo en la memoria que Aragón nos indicó que no se concedía espacios institucionales. Lo de "Musiencuentros" dedicado a la tercera edad, estaba bien. Conseguir avisos, imposible. No podíamos obtener publicidad porque la labor era sumamente recargada. Productor y conductor del programa no era poca cosa. Nos absorbía de manera total. El "rating" otro problema ineludible.

Teníamos la primera hora, sólos con "Carlos Serván y sus Teclas", es decir, treinta minutos con nuestros "desarreglos" musicales. La vieja música, adaptada a ritmos modernos. Nunca trabajamos tanto, a sabiendas que no percibiríamos ni para el pasaje. Repetiré que tuve una decepción grande con los colegas de la emisora. Alguien les había hecho creer que eran los dueños: Cuidaban el dinero de Radio Nacional y no permitían que otros, sino ellos, percibieran sus pagos. Debíamos conseguir publicidad. Realmente había crisis financiera y yo diría, desorden. Sin embargo, y con gran voluntad, estos tres veteranos iniciamos el programa. 

¡Fue todo un éxito! Nuestros coloquiales diálogos y remembranzas, tuvieron eco en el adulto mayor. Nunca tuvimos una sintonía total como la que evoco de aquellos tres años de trabajo voluntario. Aquí les relato lo que el título de esta reseña nos ha inspirado a escribir. Terminada la audición, una colega locutora que era nuestra reemplazante, nos recomendó, con cierto aire autoritario, terminar el programa por lo menos 5 minutos antes. Ni una felicitación por el mismo y menos la bienvenida a sus colegas mayores. Adujo que la cabina debía estar "ventilada" para cuando ella llegara. ¡Qué falta de respeto! Y todavía labora, "cobrando", en la emisora del Estado Peruano.

Aprovecho en decir que nos iniciamos en Radio Nacional en 1950 en un radioteatro y laboramos muchos años más con Guillermo Lecca Iturbe y su gran elenco de artistas. Juán Felipe Montoya dirigió programas de música selecta en la emisora y es un locutor de gran simpatía. Pasa actualmente los 90 años de edad. La mayoría de nuevos locutores de esa época llegó a Radio Nacional debido a que los "reubicaron" de otras emisoras luego de la revolución de Velasco. No tenían nada qué hacer. Sólo criticaban. Fue así como recibimos la bienvenida de parte de los queridos colegas de Radio Nacional del Perú y que espero haya cambiado en estos tiempos. 

Pensar que entregamos locución y arte para nada. Corrijo. Nuestro pago fue superior: "La audiencia de un público selecto en edad y gustos". Hicimos historia. Juán Felipe Montoya, José Ugaz Espejo y este evocador romántico, nunca gozamos de tanta aceptación como la que obtuvimos en "Musiencuentros" por la querida Radio Nacional del Perú. Si nombrara a la colega que nos "inspiró" esta reseña, nadie podrá catalogarla de importante en la historia de la radio. No conocemos su obra radial. Tuvo suerte de llegar, invernar y seguir cobrando. Suerte la de pocos. Una extraña reseña ¿verdad? Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada