lunes, 14 de noviembre de 2011

GRACIELA NANO VDA. DE SOLANO. ¡CUÁNTO EXTRAÑAMOS A "CHELITA SOLANO"!

El mundo es pequeño porque donde menos te imaginas, encuentras a un amigo o persona que te relaciona con otros amigos, familia, etc. Es el caso de quien nos da la oportunidad de volver a incluir otros personaje amigo de "Musiencuentros". Es Doña Graciela Nano Vda. de Solano. Tuvo la gentileza de visitarnos a Canal 4, nuestro querido centro de labores y fue a tramitar su documentación de viudez. Fue esposa de un compañero de trabajo muy querido también: Alejandro Solano, muchas historias juntos.

La evoco tan pequeñita como frasco de perfume fino. Me resultó una sorpresa su visita a nuestra oficina porque inmediatamente nos habló de "Musiencuentros". Nos escuchaba a diario y se sabía todos los nombres de mis colegas Juán Felipe Montoya y Juán José Ugaz. Recuerdo con mucho humor que se olvidó a qué vino. Todas sus expresiones estaban dedicadas con mucho cariño a mi programa radial. Nos mostró una fotografía de su juventud y de su gran amor y cariño por Alejandro. Fue toda una sorpresa.

Desde aquel momento inolvidable se convirtió en "Chelita Solano". Mis colegas y generalmente detractores, criticaban el nombrar continuamente a mis oyentes. Lo cierto es que al hacerlo. causaba felicidad en ellos. Tenían todo el derecho por su fidelidad. Eso fue motivo para que otro gran oyente creara el "Club Amigos de Musiencuentros". Aquel grupo de veteranos personajes pero con alma optimista, nos alentó en proseguir la ruta establecida. Todos disfrutábamos de los recuerdos y las anécdotas.

Chelita Solano, no sólo llamaba a la radio. Nos llamaba a casa y comentaba cada programa pasado. Sabía agradecernos lo saludos y era un dechado de felicidad. Como lo digo en otras reseñas, fue una leal oyente y amiga. Nos llamó cuando el programa no se daba en la radio. Tenía la esperanza de nuestro retorno. No lo quisimos hacer. Sufrimos un desengaño triste y allí estaba Chelita alentándonos. Nos decía: seguiré llamando hasta que las fuerzas me lo permitan. Hasta que calló para siempre.

¿Cuál era el encanto de Musiencuentros? Un viaje al pasado musical con nuestros discos de colección. Decir muchas reseñas sobre la vida de artistas a los que habíamos conocido personalmente, actuado a su lado y resaltar sus cualidades. Con nuestros Teclados Mágicos, le dábamos un marco de modernidad a mazurkas, polcas y todo ese repertorio de que heredé de mis padres y abuelos. Una historia que contaba con el aporte de mis extrañados colegas de locución. Fue la voz de la Asociación de Locutores del Perú.

Siguen pasando los días y seguiremos incrementando de recuerdos esta página. Hoy le tocó a Graciela Nano Vda. de Solano, mi querida amiga "Chelita Solano". No hacíamos sorteos ni regalábamos canastas o premios que indujeran a escuchar el programa. Era una relación coloquial a través del micrófono. Vaya mi saludo a toda esa generosa audiencia y a mis colegas Juán Felipe Montoya y Juán José Ugaz, con los que estaremos celebrando en casa "El Día del Locutor" el 8 de Diciembre próximo. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario